Hay de balones a balones… ¿conoces el balón intragástrico?

  • Podría pensarse que es igual a la llamada “manga gástrica” pero no es así… por eso, y para despejar cualquier duda entre ambos conceptos, te explicamos qué clase de balón es éste…

El Dr. Jesús Cabral, especialista en cirugía bariátrica, explica que: “El balón intragástrico es un recipiente que se introduce en el estómago por medio de una endoscopia y se infla dentro del estómago del paciente con el uso de una solución líquida”, y también señala que este método se utiliza para ayudar a personas con sobrepeso y obesidad grado ,1 a perder peso de manera más sencilla.

«Por lo general, el estómago tiene una capacidad de 1.5 litros y al inflarse el balón disminuye esta capacidad casi a la mitad, por lo que la persona se llena con menos cantidad de comida. Es un procedimiento que facilita el tratamiento de aquellos que quieren bajar de peso y que ya han probado diferentes tipos de dietas sin resultados», -agrega.

Una vez colocado el balón, durante los 12 meses que dura en el estómago, el tratamiento se acompaña con un equipo multidisciplinario de nutriólogos y sicólogos que ayudan al paciente a reeducarse en cuestión de alimentación.

«El efecto del balón es a nivel cerebral y del estómago; éste, que es un órgano flexible, comienza a distendirse con menos facilidad y se acostumbra a estar lleno con menos comida, ya que el cerebro se programa para enviar una señal de saciedad temprana, es decir, a agilizar la señal que le indica al cerebro que el estómago está lleno», comenta Cabral.

El objetivo es que el paciente pierda los kilos que tiene de más, que pueden ser entre 15 y 20, y que no los recupere al retirar el balón, pues se espera que el efecto en la señal de saciedad, junto con la educación nutricional y sicológica, sea permanente…

«Para este procedimiento el médico utiliza el balón splatz, el cual, a diferencia de otros que sólo duran 6 meses, puede estar en el estómago del paciente hasta por 12 meses y además tiene la ventaja de que es ajustable», explica el médico.

«Lo colocamos y lo inflamos un poco; a los 2 meses lo inflamos un poco más y así evitamos que el paciente experimente estos efectos secundarios en lo que su estómago se adapta a tener este cuerpo extraño dentro de él», añade.

La colocación del balón es un procedimiento ambulatorio con una duración de entre 25 a 30 minutos, que requiere anestesia, por lo que la persona sale caminando el mismo día.

Posteriormente, el balón no se siente y pasa a ser imperceptible la mayor parte del tiempo, excepto cuando la persona come de más, ya que se sentirá muy lleno y con algunas molestias.

Las personas con obesidad grado 2 ó 3 también pueden usarlo y algunas en esta situación, que desean algo menos intrusivo y permanente que la manga gástrica, optan por el balón.

«En estos casos, la persona puede no llegar a su peso ideal, debido a que la cantidad de kilos extra son muy elevados, pero sí se reporta una pérdida de entre 50 y 60% del peso requerido», asegura el Dr. Cabral.

El costo de este procedimiento puede oscilar entre 45 y 50mil pesos en promedio, y ya incluye las citas de seguimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *